Para mí el coaching ha sido un proceso de conocimiento personal y de mi entorno, una experiencia que me ha ayudado mucho. He aprendido a conocerme, a aceptar, y aceptarme, a sentir y a sentirme, gestionar mis emociones y mis pensamientos .Por eso quiero agradecer a Gissel su delicadeza y empatía a la hora de trabajar el coaching haciéndolo tan fácil como si estuviéramos en una conversación de amigas. Gracias por todo