Creo que habrás oído unas mil veces eso de que “quien no arriesga, no gana”.

También supongo que habrás escuchado otras mil veces en una entrevista de trabajo, algo como “valoramos muy positivamente candidatos con perfiles innovadores”, o aquella frase de tu jefe, “es hora de dar un paso adelante”, en las que nos animaba e incluso invitaba a ser proactivos.

Lamentablemente y en muchas oportunidades, esas palabras se las lleva el viento, y te das cuenta de que te encuentras en una especie de “cárcel” totalmente conservadora, cuyo principal objetivo es minimizar todos los riesgos que se puedan correr.

Todo esto te lo cuento, para que valores lo importante que es crear en tu empresa una cultura que permita el correr riesgos, en contraposición de la clásica fórmula de minimizar los riesgos.

Esto no quiere decir que convirtamos nuestros equipos o empresas en adictos a las decisiones de riesgo, a convertirnos en pilotos kamikaze o a poner todos los recursos detrás de todas y cada una de las ideas que surgen.

No soy amante de los extremos, ni todo es minimizar ni todo es correr, pero si hay que un punto intermedio adaptado a cada empresa, que puede ser un gran caldo de cultivo para que surjan ideas sobre las cuales poder trabajar en el corto, mediano o largo plazo, tu decides…

Pero primero quiero que valores estos 2 comentarios, que pienses en ellos, que reflexiones sobre su viabilidad en tu empresa.

Primero: Tienes algún momento en la semana o en el mes, donde todas las personas puedan comentar cualquier tipo de idea por más rara o descabellada que parezca. Sea en pequeños grupos, con todos en general, dentro de reuniones formales o informales, etc.

Segundo: Tienes algún tipo de portal, encuesta en papel, buzón o lo que sea donde cualquier persona pueda comentar lo que le parezca o dar respuesta a cualquier tipo de consulta o preguntas.

Dependiendo de tu valoración a estas 2 cuestiones sencillas y básicas, ya puedes comenzar a percibir en qué grupo te encuentras, si ni siquiera tienes un ámbito donde puedan florecer ideas, qué tipo de riesgo puedes correr, pues ninguno.

Si tienes entre manos algunas decisión de tipo estratégica, no creas que lo mejor es que se resuelva aislada en el ámbito gerencial entre 4 paredes. Corre el riesgo y abre las puertas, te aseguro que obtendrás: más ideas, más puntos de vista, menor resistencia, mejor aceptación y menor probabilidad de rechazo.

Los líderes asumen riesgos de forma predeterminada porque a menudo presionan por el cambio.

En cambio, los gerentes se ponen en marcha para mantener los riesgos al mínimo. Se aseguran de que los trabajadores estén haciendo lo que se supone que deben hacer de la manera en que la compañía dice que lo tienen que hacer.

Y para cerrar el artículo de hoy, quiero que te hagas esta pregunta:

Qué eres tú: ¿un líder o un gerente?

Albert Einstein: «No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo»

Hasta la próxima!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .