Seguimos una semana más sumidos en una especie de bucle de incertidumbre, transitando entre pensamientos que van desde lo que teníamos en el pasado, al extraño stand by del presente, pasando por la extrema preocupación sobre lo que nos deparará el futuro en todos los ámbitos.

Pareciera que cada vez que llega a nosotros una luz de esperanza, la misma se debilita rápidamente, llevándonos inexorablemente a la casilla de salida, como si de un juego de azar se tratara.

Creo que muchos de nosotros, alguna vez en la vida hemos pensado en la frase del gran Quino, que en boca de su personaje Mafalda decía “Paren el mundo que me quiero bajar”.

Pues bien, hay que tener muchísimo cuidado con lo que se desea, el mundo te ha hecho caso y ha parado… y ahora, visto lo visto, realmente te quieres bajar?

Todo esto me hace pensar en lo difícil que se nos hace vivir en el presente, vivir en el ahora, vivir nuestra VIDA REAL, y aceptar lo que nos pasa. Centrados en lo realmente importante para nosotros y para todas las personas que nos rodean, y no en convertir nuestra vida en una carrera de obstáculos detrás del último móvil o coche de la marca más prestigiosa simplemente es para contentar a nuestro ego y esa necesidad insaciable de tener.

Lo único que tienes asegurado en esta vida es la muerte.
Por eso te invito a disfrutar del momento actual.

El tiempo solo existe en este momento, el presente, el momento actual, es lo real, aquí y ahora, este es el único momento del que realmente disponemos.

El ayer no existe, salvo en nuestra mente.

Y el futuro sólo existe en nuestra imaginación.

Deja de instalarte en la zona de los recuerdos, y mira con todo lo que tengas al presente. O como diría Mafalda: «No es cierto que todo tiempo pasado fue mejor. Lo que pasaba era que los que estaban peor, todavía no se habían dado cuenta»

Un buen pasado es la mejor forma de construir un mejor futuro, es importante que lo tengamos en cuenta para vivir el presente. Trabajemos y trabajemos en el presente para que en el futuro, cuando miremos atrás, el pasado no sea una carga sino la base de construcción de lo que tenemos hoy, y como una plataforma de aprendizaje.

Más allá de tu situación familiar, empresarial o laboral actual, que puede ser muy difícil, incluso extrema, hoy no volverá a pasar, es un día menos en tu calendario vital.

Haz diariamente con tu vida, cosas que te produzcan gran satisfacción, no esperes a estar en el lecho de muerte para darte cuenta de que tu vida ha pasado sin pena ni gloria.

Por supuesto que no soy ignorante del sistema capitalista en el que vivimos, todos tenemos hipoteca, alquiler, hijos, facturas por pagar, y un sin fin de etc. Pero piensa si no estarás poniendo el listón demasiado alto, y en vez de construir tu vida ideal, lo que estás construyendo realmente es una prisión.

Aceptar lo que hay NO significa doblegarse, abdicar frente a la situación actual, sino que es una forma de dejar de quejarnos de lo que fue, de lo que pudo haber sido, de replantearnos si es necesario continuar detrás de la zanahoria. Es hora de empezar a plantear lo que quiero, a lo que me dedicaré, a planificar mi estrategia, a ponerme las pilas.

Pero ten en cuenta que lo que te propongas, en la mayoría de los casos, se cuece a fuego lento, no será instantáneo, tampoco te dejes llevar por las prisas, lo importante es el objetivo, lo importante es que seas consciente y consistente de lo que ocurre en cada paso, lleve el tiempo que lleve.


Es hora de hacerme cargo de lo que que me pasa.

Es hora de ser responsable, de lo que quiero que pase.


Para finalizar te dejo una de las principales pautas para vivir el momento actual:

Carpe diem es una locución latina que significa ‘vive el momento’.

Es una frase atribuida al poeta Horacio, quien, en el primer libro de las Odas, aconseja a su amiga Leucone: “Carpe diem, quam minimim credula postero”, que podemos traducir como:

“Aprovecha el día de hoy; confía lo menos posible en el mañana”.

Carpe diem es, sin lugar a dudas, una invitación a disfrutar el momento, a vivir el hoy y el ahora sin preocuparse por lo que depara el futuro, pues el futuro es incierto, y lo único concreto que tenemos es el presente.

Hasta la próxima!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .