Hace unos años qué hice dos notables descubrimientos que marcaron hitos importantes en mi vida.

Con el primero tenía unos 8 a 10 años, y fue cuando descubrí que quería ser médico con el fin de ayudar a las personas, más tarde comprendí que esa era mi misión de vida.

En ese momento fantaseábamos con mi padre, él es mecánico de coches, que me adaptaría una furgoneta o un autobús para que fuera un consultorio médico móvil y me acompañaría a recorrer el país para ayudar y curar a las personas. 

El segundo descubrimiento fue aproximadamente a los 37 años, a esa altura mi deseo primario de ser médico no se había cumplido, la vida me llevó por otros rumbos y terminé estudiando empresariales, pero lo que sí seguía intacto era mi deseo de ayudar a las personas, pero ahora con una visión clara de en qué quería ayudarles.

Hoy mi misión es acompañarlos a cambiar la óptica de su vida, su mente, a soltar sus miedos para encontrarse consigo misma, aceptarse y amarse.

Cómo te contaba con esos 30 y tantos años y por esas “casualidades”  que se dan, de las que con el tiempo aprendí que no existen, sino que lo que hay son las caUsalidades, resulta que la vida me sorprendió estudiando medicina china, técnicas de manipulación corporal (en palabras sencillas masajes) y finalmente hace 5 años metida de llena en el coaching y el desarrollo personal.

Y es así es cómo me acerqué a mi deseo y misión original de ayudar a las personas, también he confirmado que el aprendizaje no tiene fin, porque cuando crees que acabas una cosa, surge otra, y así con una y otra continuas avanzado. 

Hoy por hoy me interesa mucho el fascinante mundo de la neurociencia porque me ayuda a darle claridad, rigor y comprender así las bases biológicas de la conducta y la cognición humana.

Este es el motivo por el que cada semana comparto contigo contenido de valor, donde te cuento lo que aprendo, lo que pongo en práctica, lo que me funciona para que tú también vayas adquiriendo esas habilidades que pueden mejorar tu vida.

En el día de hoy comparto las 3 áreas claves que recomiendo examinar en detalle para llevar tu vida al próximo nivel, yo lo he hecho conmigo y es lo que aplico con mis clientes de coaching o mentoría y sé que funciona.

1º ÁREA CLAVE: MENTALIDAD y CEREBRO

Conseguir el objetivo que desees en el área que desees, requiere una correcta actitud mental.

Para ello es indispensable una visión clara y concreta de quién quieres ser y cómo quieres vivir.

Seguramente hayas escuchado que el cerebro es moldeable y con un gran poder de plasticidad, por lo que realizar cambios en tu mentalidad, recableando el cerebro con una nueva red neuronal te ayudará a desarrollar y reforzar cualidades como la confianza, motivación, enfoque, paz interior, comprensión, entendimiento y una visión clara de lo que sí quieres conseguir, así cómo lo qué no quieres en tu vida.

Crea una imagen mental clara de la vida qué deseas y visualiza tu futuro ideal.

2º ÁREA CLAVE: HABILIDADES y CONOCIMIENTOS

Para alcanzar las metas y objetivos que te propongas es necesario poseer ciertas habilidades y conocimientos.

Por ejemplo obtener la habilidad necesaria para realizar una buena gestión emocional, así como también conocer cuales son las estrategias mentales que están impidiendo llegar a alcanzar tus metas, reconocer y comprender los patrones de conductas que tienes ahora, y si están obstaculizando tu camino,  saber como cambiarlo para continuar avanzando., etc.

Cuando sabes qué es lo que hay en tu vida, qué hacer con ello y cómo hacerlo, tu confianza y la capacidad de actuar enfocado en tus objetivos activa los motores del cambio. 

3º ÁREA CLAVE: LA ACCIÓN

Llegados a este punto, puedes tener todos los conocimientos, habilidades, el mejor de los planes, que si no los pones en práctica, si no los conviertes en acción, de poco habrá valido todo el interés y perseverancia que hayas puesto.

El inconveniente en este paso es que muchas veces todo queda en la intención, en la mente, sin tomar las medidas, a veces por el miedo quizá a equivocarse, pero si eso así fuera aún tienes la oportunidad de tomar las medidas correctivas, sin embargo si no lo haces nunca sabrás si funcionará o no.

En el momento que enciendes el motor motivacional de tu cerebro, activas y refuerzas las nuevas vías neuronales para alcanzar los objetivos.

Sin acción no hay resultados.

Ahora bien, para tener una visión clara, concreta y estar en enfocado en quién quiere ser y cómo quieres vivir, es indispensable saber los para qué(s) quieres alcanzar tus metas, porque estas 3 áreas claves, se quedarán en nada, si no tienes claro el PARA QUÉ quieres lograr el o los objetivos y alcanzar tu mejor versión.

Para encontrar esos “para qué” te dejo algunas preguntas orientativas:

¿Para qué quiero alcanzar mi mejor versión?

¿Dónde quiero estar dentro de 1 año? y dentro de 2 y de 5 años?

¿Para qué quiero tener relaciones sanas y amorosas?

¿Para qué quiero conseguir cambios duraderos y sostenibles?

Una vez sepas el para qué detrás de tu objetivo, pondrás en marcha los motores de la motivación rumbo a conseguir lo que deseas.

Mi más sincero deseo es que esta lectura te haya aportado algo de valor y te anime a buscar tu mejor versión.

Hasta la próxima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .