Da igual que provengas de una familia, que no haya pasado muchos sobresaltos en el correr de su historia, da igual que lleves una larga vida disfrutando de tu cafecito por la mañana y demás monótona rutina, da igual que sientas o pienses que las cosas jamás van a cambiar, sobre todo si te va bien. Pero la vida sigue sorprendiéndonos para bien, y en muchos casos, también para mal. Aunque la distinción entre bien o mal, es totalmente relativa.

Tenemos una tendencia a pensar, que nuestro nivel de influencia en lo que nos ocurre es muy alta, sin embargo, esto no es tan así como podemos pensar.

Hay varias cosas que puedo controlar, por ejemplo:

  • Mi actitud
  • Mis pensamientos
  • Mi esfuerzo
  • Mi forma de comportamiento

Y luego están las cosas que no puedo controlar, que se resumen básicamente en, todo lo demás.


El control es una quimera de nuestro tiempo


Los cisnes negros, según la teoría de Taleb, están por todas partes. Pensemos en la cantidad de hechos inesperados que jamás se nos hubiera ocurrido que podrían pasar, pero simplemente pasan, y en la mayoría de los casos tienen un Impacto extremo, y mucho más profundo de lo que nos pudiéramos imaginar.

Pero lo gracioso y paradójico de todo esto, es que una vez se haya dado este hecho, se encuentran evidencias de que se podía haber evitado.

Básicamente te propongo que nos rindamos a la evidencia, por más planes o análisis que realicemos, por más fiables que creamos que puedan ser, por más historia y experiencia que acumulemos, es imposible predecir el futuro.

Planificar, analizar, hacer proyecciones es muy positivo, y totalmente recomendable, contar con una hoja de ruta es fundamental como plan de acción, para alcanzar los objetivos que nos hayamos propuesto. Pero visto lo visto en estos últimos meses, confinamiento mediante (y lo que nos queda), me pregunto si es tan importante todo esto, o por lo menos si tenemos que obcecarnos en su cumplimiento al 100%.


Los planes, no están por encima de las personas


Cuando todo se va al diablo, cuando nos volvemos conscientes de que simplemente tenemos un control “virtual” sobre lo que ocurre, y tenemos que parar si o si, llegan a nosotros las consecuencias de vivir la vida en la que transitamos, llegan los momentos de cuestionamientos, llegan esas preguntas de fondo, sobre si realmente estamos centrados en lo que queremos realmente.

Aprovecha estos momentos, no dejes que pasen sin más. Este momento, es tu momento, aprovecha la valiosa oportunidad que tienes hoy, para salir diferente a cómo entraste.

Hasta la próxima!!!

1 comentario

  1. Hola. En estos tiempos en que todo cambió, nuestros proyectos y hasta nuestras expectativas han quedado en suspenso creo que tenemos el tiempo si lo queremos usar en ello para revisarnos…arar la tierra…despejar el terreno de malezas y empezar de nuevo. Un gusto estar en contacto y poder crecer juntos para obtener la mejor versión de nosotros. Gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .