En artículos anteriores te hablaba sobre la procrastinación, qué no es más que posponer las cosas que tenemos que hacer para otro momento.

Hoy te contaré por qué lo hacemos.

Dilatar, posponer, postergar, etc son todos sinónimos de dejar para más tarde lo que tenemos que decidir o hacer ahora y nos afecta en todas las áreas de nuestra vida, no creas que es sólo a nivel laboral/profesional.

Dime si te suena esto: 

  • Estoy harto de mi jefe, tengo que cambiar de trabajo, la semana próxima comienzo a buscar otro trabajo
  • La situación con mi  compañero de piso es insostenible, mañana hablaré con él.
  • El coche hace un ruido raro, ahora no tengo tiempo, la semana próxima lo llevo.
  • La profesión que has elegido realmente no te llena, y piensas a esta altura de mi vida me voy a reconvertir.

Pero, qué es lo que haces cuando postergas, con qué llenas tu tiempo:

  • Miras en la tele esos programas vacíos de contenido, sin sentido alguno.
  • Chafardeas o curioseas la vida de otros en redes sociales.
  • Limpias y ordenas la casa, no sea que venga alguien a visitarte.
  • Haces cualquier cosa, que no te aporta nada, pero sin embargo con un perfeccionismo enfermizo
  • Quieres escribir acerca de algo y dedicas tiempo ingente a la búsqueda de información sin hacer nada con ello después.
  • Organizas el armario minuciosamente, qué casi nunca lo haces, pues en ese preciso momento sí.

La creencia general es que si pospones las cosas es porque eres vago, indisciplinado, desmotivado o hasta que no tienes voluntad, pues dejame decirte que nada menos cierto, el problema real que hay detrás de la postergación es puramente emocional. 

Te explico por qué:

La dilación es una herramienta útil para nuestro cerebro para no afrontar una experiencia incómoda o dolorosa.

Por si no lo sabes nuestro cerebro siempre está buscando evitar cualquier situación de incomodidad para evitar ciertas emociones y sentimientos desagradables, por lo que busca todos los medios posible para acercarse al placer alejándose del dolor.

Por lo que postergando ya sea de manera consciente o inconsciente una emoción o sentimiento doloroso, consigue su objetivo.

Pero ahora bien, postergando no solo estás evitando esas situación incómodas o dolorosas, sino que también te estás privando del placer, del logro y el éxito por el objetivo cumplido.

Sigamos, según el INE la esperanza de vida en España se sitúa en 80 años para los hombres y 86 para las mujeres, lo que hace un promedio de 83 años. 

SexoAños
Femenino86,22
Masculino80,87
Ambos Sexos83,59
Fuente: INE. Indicadores demográficos básicos (publicado en junio de 2020 sobre datos provisionales de 2019. Próxima actualización datos definitivos: diciembre de 2020)

No se a ti, pero a mi después de observar este cuadro demográfico, me surgen algunas preguntas:

¿Qué edad tienes actualmente?

¿Cuánto tiempo has quemado ya de tu esperanza de vida?

¿Dónde estarás dentro de 5 años?

¿Es allí dónde quieres estar?

¿Qué quieres hacer con el tiempo que te queda?

El tiempo es el recurso más valioso que tenemos, es nuestro mayor capital, tenemos que focalizarlo a conseguir lo que queremos, a disfrutar con nuestra familias, con la pareja, hijos, padres, amigos.
Ya es hora de dejar nuestra valiosa huella en este mundo.

Cuando postergas creas y refuerzas patrones negativos de conducta cómo:

  • Baja autoestima
  • Ansiedad
  • Estados depresivos
  • Estrés
  • Desmotivación
  • Sentimientos de inferioridad

Y todos estos sentimientos llevan a una espiral descendente de autosabotaje.

Hasta ahora te he mostrado un panorama muy negro del que quizá no sea ninguna novedad para ti porque ya eres consciente.

Pues bien ahora dejemos de mirar el vaso medio vacío, dejemos de ser víctimas de la vida que no ha tocado vivir y vamos a buscar soluciones.

¿Dónde está la solución?

Respuesta: En nuestro cerebro.

Cómo lo lees, así cómo nuestro cerebro es el que ocasiona mucho de estos comportamiento, conductas y sentimientos,  también es él quien tiene la solución gracias a su neuroplasticidad, es decir a la capacidad que tiene de generar nuevas conexiones mentales basadas en aprender nuevos comportamientos, cambiar creencias y patrones de conducta.

Piénsalo, puedes volver a recablear tu cerebro, así es, por supuesto es una tarea que implica tiempo, compromiso y perseverancia, porque que no hay magia en esto, ojala así fuera, sería muy rápido a golpe de varita mágica.

Ahora te preguntarás cómo, pues conociendo, aprendiendo y poniendo en práctica nuevas habilidades sociales y herramientas cómo:

  • Los mapas mentales, los propios pero también el de las personas que te rodean, para comprenderte y comprender el por qué de determinados comportamientos y reacciones.
  • Modificando las creencias limitantes que te impiden avanzar, esas creencias que tenemos desde la infancia como, “no valgo para esto”, “no soy perseverante”, “otro puede hacer esto, pero yo no”, etc, etc.
  • Aprendiendo herramientas de comunicación para establecer relaciones de calidad como la asertividad, la negociación, los diferentes tipos de conversaciones, etc.
  • Aplicando técnicas de negociación para aprender que no siempre tienes que perder tú, o para que no tengas que manipular a los que te rodean para que te quieran y aprender así los diferentes paradigmas de negociación que existen.
  • Con inteligencia emocional, conociendo el mensaje implícito de cada emoción para aceptarla, experimentarla y aprender a gestionarla.

Personalmente apuesto por una sociedad de personas responsables, autónomas, con capacidad de decidir con quién y cómo quieren vivir su vida, para conseguirlo tenemos que ser cada vez más las personas con inteligencia social, emocional y habilidades sociales, que hayamos “recableado” nuestros cerebros.

Si quieres cambios tendrás que ir a por ellos, recuerda que sin acción no hay resultados.

Ahora te toca a ti, 

¿Cuánto tiempo más quieres quedarte en el lugar que te encuentras hoy?

¿Hacia dónde quieres que se oriente tu vida?

¿Cuál es la primera acción que puedes realizar para reconfigurar tu futuro?

Si quieres conocer más acerca de estas y otras herramientas y cómo funcionan te invito a pedir un entrevista estratégica, porque el camino se transita mejor cuando estás acompañado.

Hasta la próxima.

2 comentarios

  1. Hola. Me encantaron las publicaciones. Resultan muy interesantes e inspiradoras. Es un camino a transitar. ..sólo hay que dar el primer paso. Impactante el relato de los dos lobos. Me sorprendió que en realidad se complementan personalmente los veía como antagónicos. ..tu análisis me dio luz al tema. Gracias

    Me gusta

    1. Hola Carmen, gracias por tu mensaje.
      Una gran alegría saber que te hizo reflexionar, ese es mi objetivo, aportar mi granito de arena para que cada una pueda buscar su mejor versión.
      Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .