Una de las más notables consecuencias en el mercado laboral qué ha dejado la pandemia es la implantación casi generalizada del teletrabajo.

A mi también me ha tocado hacerlo con las sesiones tanto de coaching cómo mentorías online, pero ayer tuve la oportunidad de volver a vivir una sesión presencial.

Tomando todas las medidas recomendadas con mascarillas y gel hidroalcohólico por medio mantuve ayer esta sesión, tengo que reconocer que  es otra cosa ver, escuchar y percibir a la persona frente a frente.

Si estás teletrabajando seguro te ha pasado que, si Internet se corta, o que la imagen se congela, cuando no el sonido es fatal, qué quieres compartir pantalla y justo ese documento no sale bien o no se ve, etc,etc.

Pero nada de esto paso ayer, en la sesión todo fluía con absoluta tranquilidad, sin interrupciones de ningún tipo, sin duda que la tecnología es fantástica y gracias a ella este confinamiento se ha hecho mucho más llevadero pero nada sustituye el contacto personal, poder observar las miradas, la corporalidad, los gestos del coachee esto te lleva a una escucha sin duda diferente, no estoy diciendo que sea ni mejor ni peor pero si diferente, quizá más consciente. 

Todo esto sin dejar de agradecer que esa misma tecnología fue la que nos permitió mantener el contacto, trabajar y entretenernos durante el confinamiento y seguiremos haciendo uso de ella, porque también brinda la posibilidad de llegar a personas a las que por cuestiones geográficas sería imposible.

La reflexión que me surgió gracias a esta vivencia es la maravillosa y continua capacidad de asombro, adaptación y cambio de la que somos capaces, pero no siempre conscientes, los seres humanos.

De una día para otro nos hemos visto confinados, una situación insospechada para cualquier persona en este 2020, sin embargo hemos sido adaptativo y resilientes, quizás unos más que otros, pero todos en menor o mayor medida lo hemos sido.

Se habla mucho de qué lo sucedido no provocará ningún cambio en las personas, yo sin embargo, será por mi eterna esperanza y los aprendizajes de la vida, que sigo creyendo que todo somos capaces de remodelarnos, rehacernos y reiniciar el camino, y sigo con la idea de que de una manera u otra la pandemia ha sido un punto de inflexión en la vida de cada uno.

Sin ir más lejos, la persona con la cual hicimos la sesión ayer, ha sido capaz en plena pandemia de reconvertirse, transformarse no solo física sino mental y emocionalmente dando lugar al nacimiento de una persona segura, confiada en sí misma con nuevos retos que afrontar pero principalmente con una mirada interna renovada y consciente de sí misma, muy diferente con la que tenía antes del confinamiento.

Se trata de estar abierto a nuevos paradigmas, darle un nuevo moldeado a nuestra red neuronal y por qué no de romper las reglas.

Súmale a lo anterior, aprender y poner en práctica nuevas herramientas y habilidades en base a acciones planificadas, porque sin un plan y llevarlo a cabo hasta el final…es sencillamente inútil.

Pero la respuesta solo está en ti, tú eres responsable de seguir como hasta ahora, si quieres empeorar o si quieres mejorar.

Si eliges el último camino cuenta conmigo, estaré encantada de conocerte en una entrevista estratégica gratuita .

Te leo y respondo todos los comentarios.

Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .