Aún estamos de lejos de la vuelta normalidad, de hecho solo basta con leer las noticias para pensar que esto está cada vez más lejos o por lo menos tal y como la conocíamos hasta ahora.

Últimamente la frase más repetida es “la nueva normalidad”, con la consiguiente carga de incertidumbre, pero alguien sabe concretamente qué significa y cómo será esta nueva realidad.

Está incognita genera el ambiente adecuado para aumentar el miedo, la incertidumbre, inseguridad y la consiguiente falta de confianza. No en vano las consultas a especialista de la salud mental se ha disparado como consecuencia de esta creciente sensación de incertidumbre e inestabilidad.

Tenemos una herramienta poderosa, nuestro cerebro

La amígdala y el hipocampo trabajan en estrecha colaboración, la amígdala reacciona de manera instintiva ante el peligro, sea este real o imaginario, y en su ayuda acude el hipocampo que junto a la corteza prefrontal traen el análisis racional ayudando al cerebro a interpretar y analizar la información que está recibiendo del contexto.

Cerebro al rescate

Nuestro cerebro está preparado para alejarnos del dolor y acercarnos al placer buscando la comodidad y lo conocido, por eso la incertidumbre nos genera tanto estrés, se trata de una herramienta de adaptación evolutiva, cuando nos enfrentamos a algo desconocido nuestro cerebro reacciona de manera instantánea protegiéndonos del peligro de lo desconocido e incierto generando miedo, temor, incertidumbre, con el único fin de proteger de nuestra vida.

En época de COVID-19, con las repetidas palabras confinamiento, desescalada, fases, mascarillas, guantes… lo que menos tenemos es confianza. 

El virus está ahí no lo vemos pero está ahí, no sabes cuando aparece por ello el cerebro intuye peligro y está en estado de alerta manteniéndonos en un estrés casi permanente.

Si a esto le sumamos la inestabilidad laboral, los ERTES y hasta la posible pérdida de empleo el cóctel es tremendo. 

Soy consciente de que el panorama no es halagüeño, problemas y más problemas, estrés, miedo, desconfianza y falta de control.

Por ello quiero hacerte una propuesta para dar un giro a la incertidumbre y espabilar tu cerebro de forma que comience a generar nuevas conexiones mentales, construyendo la nueva red neuronal.

Qué te parece si en lugar de prestar atención al problema y colocarte en el rol de víctima, centras tu fuerza, tus conocimientos, tus aptitudes en buscar la solución y dejar de regodearte en el problema una y otra vez. 

Piensa qué hoy el es covid, ayer fue la crisis del 2008 o la de los 40 y antes otra, pero mañana será otra crisis.

Qué sucedería si en lugar de crisis comienzas por darle otro sentido a este momento y  lo miras como una mutación, una transformación, una reinvención, un CAMBIO. Como un nuevo punto de partida.

A lo mejor el mundo y nuestra propia vida tal y como la conocíamos ya no vuelva a ser la misma.

Comencemos definiendo la palabra crisis como “Situación grave y decisiva que pone en peligro el desarrollo de un asunto o un proceso”, cómo lo veíamos anteriormente ante el peligro el cerebro permanece en alerta, pues demosle un alivio, haciendo un cambio de visión prueba a cambiar la palabra crisis por transformación, reinvención, reseteo…

Desde este lugar tu cerebro se colocará en otra posición y comenzará a buscar qué opciones tiene ante este nuevo proceso, en lugar de paralizarse por el miedo, y así estarás tejiendo la nueva red neuronal.

Recuerda nuestro cerebro se aleja del dolor y el sufrimiento para buscar la comodidad, tranquilidad y seguridad.

“Como seres humanos nuestra grandeza radica no tanto en nuestra capacidad para rehacer el mundo sino para rehacernos a nosotros mismos” Mahatma Gandhi

En la época actual los cambio son cada vez más rápidos y vertiginosos, pero en todas las épocas han habido cambios la diferencia sustancial es que ahora son mucho más rápidos.

También es cierto que no todos estamos preparados para estos cambios tan rápidos y bruscos.

Ante la rapidez de nuestros tiempos lo primero a la planterase es un cambio de paradigma, quizá te suene a una frase muy recurrida, pero no por ello deja de ser cierta.

Este nuevo paradigma se refiere a  ACEPTAR LO QUE HAY,  pero esto no quiere decir  resignarse, lejos de ello  es amor a uno mismo, es apostar por una buena autoestima, es estimarte a ti primero para luego poder estimar lo que está alrededor. Estoy hablando de la aceptación intelectual, recuerdas unos párrafos atrás cuando te hablaba de la corteza prefrontal, pues bien se trata de reinterpretar la situación y analizarla pero con un enfoque centrado en encontrar soluciones.

Cuando aceptas que la nueva situación es la que te toca vivir, tienes dos opciones o te enfocas en buscar alternativas, soluciones, nuevas opciones, retos, o de lo contrario continuar siendo víctima y abandonarte a que sean otros los que te den las posibles soluciones.

Pero ten en cuenta que estas soluciones aportadas desde afuera, no serán las tuyas por lo que seguramente no se adapten a tu realidad, convirtiéndose en parches o tiritas que no sanarán el problema real.

Ahora bien aceptar va de la mano de poner en práctica las nuevas opciones para comenzar a andar y en el camino vas aprendiendo, en el tránsito verás cómo tu autoestima crece porque al entrar en acción te ves y te sientes capaz por lo que continuas cada día un paso más, hasta que llegue el momento que digas “no fue fácil pero lo logré”  

“El amor a uno mismo es el punto de partida del crecimiento de la persona, que siente el valor de hacerse responsable de su propia existencia” Viktor Frankl

El desafío está en dejar de esperar por los demás, tú eres el único creador y responsable de tu vida, pero si sientes que te falta guía o compañero de viaje para emprender esta nueva etapa, cuenta conmigo.

Mi reto final es invitarte a avanzar hacia ese nuevo paradigma donde cambiar de inteligencia parcelada por una inteligencia integral, holística y colectiva es decir una visión del todo no la unidad.

Me encanta aprender leyendo tus comentario.

Hasta pronto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .