En la película de nuestra vida cotidiana, todo parece estar montando para que sea fácil, sencillo, sin dificultad y por supuesto súper rápido… extremadamente rápido.

Desde un sofá relajante en cómodas cuotas, hasta el último robot de cocina que hace maravillosos platos sin dificultad, pasando por bajar de peso sin esfuerzo, o conseguir el cuerpo que siempre has deseado sin pasar horas interminables en el gimnasio.

Todo esto tiene como objetivo, hacernos la vida más fácil, ganar calidad de vida, lograr tener más tiempo para ti, y que puedas disfrutar o hacer otras cosas más importantes.

Sé que esto es una generalización impropia por mi parte, pero simplemente con dar una mirada a la televisión, u otros medios de comunicación, es suficiente para comprender que esto efectivamente nos rodea.

Lo paradójico de esta historia, se da cuando pasamos al llamado “mundo laboral”. Aquí las cosas cambian y mucho, ya que recibimos imputs constantes sobre que las empresas deben ser competitivas, los equipos deben tener entre sus objetivos lograr su mejor versión, que hay aumentar la productividad, etc., etc. También, que siempre tienes que dar un rendimiento infinitamente superior, y cuando lo has alcanzado, simplemente no es suficiente, hay que dar un salto de calidad, ser más innovador, flexible, adaptarse a los cambios y demás frases, que no es necesario comentar ya que se utilizan un día sí y otro también.

Llegados a este punto, qué quieres que te diga, no termino de comprender esta dicotomía.

Por un lado, unos nos dicen que la vida hay que disfrutarla, lograr automatizar todo lo posible, que puedes tener tu sueño sin esfuerzo, o que puedes obtener todo lo que quieras y sin soltar una sola gota de sudor…. Y por el otro lado te piden un compromiso extremo, dejarte la piel, y en muchos casos utilizando políticas del miedo u oscurantistas más propias de regímenes autoritarios.

Pero insisto, algo no me cuadra en todo esto… las 2 cosas son posibles?

Lo estamos viviendo, o por lo menos conocemos a alguien que sí lo está, por lo cual parece que sí los es. Pero será que las cosas pueden, o mejor dicho, deberían ser de otro modo?

Por lo menos en mi caso, quiero construir un mundo al que merezca la pena pertenecer y vivir. Y ese mundo está compuesto, entre otras, por un área personal y área laboral, que por supuesto no pueden basarse en los 2 supuestos que hemos comentado anteriormente.

Por hoy, ahí te lo dejo, igual, en vez de pensar en comprarte el último móvil o preparado para adelgazar porque la operación bikini que se nos viene encima, te apetece más pensar un poco en esto. Y quizás, plantearte otras posibilidades, tanto para tu vida personal como para tu vida laboral, seas empleado, autónomo, emprendedor, gerente o empresario.

Aprovechemos estos momentos para pensar y dejar la “acción”, que lo llena todo constantemente. Es hora de ser atrevidos, con el objetivo de regenerarnos en todos los ámbitos. 

Buenos pensamientos!!!

Hasta la próxima!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .